Cómo dominar los pensamientos

El cerebro lo es todo, es lo que realmente somos, puesto se encarga de responder, ejecutar, visionar, organizar y ordenar. Similar al cuerpo, puedes ser entrenado. La mente interviene en cada uno de los procesos. Te permite estar atento, sentirte confiado, concentrarte, estar seguro y escoger los pensamientos que, según ha demostrado la neurología, generan reacciones químicas en el organismo despertando las emociones.

¿Cómo los dominar los pensamientos y mejorar la eficiencia?

En primer lugar, necesitas creer con firmeza en la capacidad de tu mente. Decide que dirigirás tus pensamientos. Aprende el idioma del éxito. Opta por aquellos términos que te sumen, que te generen pasión. Como alternativa al enfoque que puedes brindarle se encuentran; puedo lograr lo que me propongo; soy capaz; soy seguro de mí mismo; soy firme y decidido; daré todo lo que pueda en la actividad que he decidido emprender; actuaré incansablemente hasta que logre mi cometido. Ten siempre presente, en cualquier circunstancia, que la persona que elige los pensamientos eres tú.

La mente no puede concentrarse en dos cosas a la vez. Evita pensar de forma catastrófica ya que será la manera más segura de fracasar debido que es el mensaje que recibirá el cerebro, estableciendo en él las ‘coordenadas’ que gestará los cimentos de resultados finales. Ten presente que aquello donde centres tu atención, se expandirá.

El cerebro puede compararse al GPS, únicamente debes establecer la dirección adecuada para que, siguiendo una ley inexorable del organismo, tus extremidades se acoplen a dicho enfoque. Coloca por escrito un objetivo clave, prioritario y sustancial, aquel que regirá el resto de tus actividades. Debe estar orientado a la actitud, rendimiento o técnica, puesto tiene que ser dependiente en cualquier caso de ti, sin considerar jamás el resultado. Por ejemplo: ‘disfruto de mi trabajo, decido ser auto-disciplinado y seguir las líneas de actividades que he pautado’.

A medida que efectúes tus labores -que, precisamente, deberás tener anotadas a modo de lista según sus prioridades-, serás regido por el objetivo primerio, repitiéndote, mentalmente y automáticamente: ‘sé persistente, sé firme y decidido, mantente optimista que tu trabajo será hecho de la mejor medida posible’. El cerebro no puede procesar dos enfoques al mismo tiempo; o piensas en algo que te impulsa, o en lo que te hace decaer.

¿Por qué es efectivo incidir en el pensamiento a través las técnicas planteadas?

La tarea a efectuar, directamente, consiste en centrar tu mente en el momento presente, con conciencia, sintiéndote decidido a realizar el conjunto de actividades que –esperamos, por mayor comodidad- están planificadas. No importa cuál es su naturaleza, que bien puede orientarse de forma intelectual o física. Es fundamental que mantengas la perspectiva favorable sobre tu actitud.

Partiendo de esto podrás desarrollar el conjunto de actividades motrices que se manifestarán con una plenitud eficacia. A medida que lo efectúes –es decir, mantengas el estado mental-, invariablemente cuál sea el enfoque o actividad, persistirás en su trayectoria. No es posible, a nivel cerebral, tener pensamientos negativos y positivos al mismo tiempo. Solo uno de estos grupos puede dominar. Tu obligación es que la premisa u objetivo que rija el resto de tus actividades esté basado en la autodisciplina, persistencia y optimismo.

Deja un comentario