Cómo curar las varices

Las varices, también conocida bajo los nombres de insuficiencia venosa crónica o venas varicosas, son venas que, producto de la acumulación anormal de sangre, han sido hinchadas. Normalmente la debilidad que produce este factor es hereditaria. Esto ocasiona que las venas se dilaten cuando las personas están de pie por mucho tiempo, siendo evidente que la sangre proceda a acumularse continuamente. Las mujeres se ven principalmente afectadas, debido que su presencia es hasta 5 veces mayor que en los hombres. Considerando lo relevante que resultará para diversos individuos comprender cómo curar las varices, procedemos a indicar en este artículo los pasos prácticos para llevar a cabo el cometido.

¿Cómo curar las varices?

En primer lugar, opta por consumir vinagre de manzana. Este producto dispone de propiedades que favorecen la labor de mejorar y combatir las varices. La primera opción de uso implica el adjudicar dos cucharadas del mismo en un vaso de agua. Es evidente la posibilidad de ser consumido de distintas formas.

Aloe vera, por otro lado, cumple la labor de dilatar los capilares sanguíneos. Tienes que cortarlo al medio para proseguir con el proceso de extracción. Seguidamente, recuéstate, colocando las piernas hacia arriba, y masajéala con el uso del gel. La idea es que vayas de los tobillos a las rodillas. Efectúa una vez al día esta actividad.

Los baños de inmersión son una adecuada alternativa. Las varices son reducidas de manera significativa cuando las piernas son sumergidas en agua. Una vez que llenes la tina con agua -debe ser tibia o fría, jamás caliente, puesto en éste último caso podría empeorar las varices- añade menta, laurel, bicarbonato, gotas de limón y manzanilla. Procede a relajar las piernas por unos cuantos minutos para que, próximamente, procedas a secarla.

La aromaterapia es también una vía óptima. Mediante el uso de aceites esenciales se desinflama, favorece la circulación sanguínea, disminuye el dolor y diluye el sentimiento de pesadez propio de las piernas. Debe de escogerse el aceite base, bajo ninguna circunstancia se acople a los puros, los de almendras, girasol y soja son algunos de ellos. Las piernas deben colocarse en alto y masajearse circularmente una vez al día.

¿Cuáles son los tipos de varices?

Hay distintas formas de clasificar las varices. La CEAP es la principal ya que es la categoría médica que manifiesta la graduación de las mismas considerando distintos complementos claves como pato fisiología, anatomía, presentación clínica y etiología.

Las varices tronculares tienen distintos grados de dilatación y pueden ser o no visibles. Las varices superficiales, por otro lado, es el tipo más frecuente. Son conocidas bajo el nombre de arañas vasculares o talangiectasias.

En este artículo te hemos mostrado ciertos principios para que comprendas cómo curar las varices. Es primordial que, en consecuencia, procedas a seguirlos, optando el que más se acople a tus intereses y posibilidades inmediatas. Invariablemente del tipo de varices que posea, superficial o troncelular, siguiendo los indicativos planteados podrás desarrollar los mecanismos de defensas en tu piel que palearán la aparición de las mismas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.