Cómo tener ideas

La creatividad involucra contextos diferentes. Popularmente, se afianzan al hecho de realizar actos poco convencionales. Sin embargo, estos no suelen entrar en la categoría, continuamente, y en última instancia, como actos creativos.

Dentro de esquemas más realistas, la creatividad es un conjunto de procesos mentales que permite descubrir y llegar a soluciones inéditas. Es común que los actos convencionales impliquen rasgos de creatividad, pero únicamente pueden ser establecidos como creativos, propiamente dicho, en caso de que construyan soluciones.

La forma más adecuada de desarrollar un proceso creativo consiste en centrarse en temas que de total interés. Los niños prodigios son la muestra más significativa de este precepto. Solamente unos pocos logran sobresalir en los campos donde han decidido desempeñarse. Mientras que, las personas que no se establecen en dicho estrato, pero mantienen un deseo incesante por su área de trabajo, sí.

Cómo tener ideas creativas

Evalúa ideas, conceptos, nombre y proyectos que llamen tu atención y que sean afines a tus intereses creativos. La idea es que sean la materia básica para la creatividad. Tienes que mejorarlos, combinarlos y crear nuevas ideas basándote en ellos

La asociación forzosa es una de las vías más usadas, consiste en escribir una lista con palabras elegidas y al azar, que implicaría la lectura de revista y los objetos a tu alrededor. Procura asociar el problema con cada palabra para desarrollar una solución creativa.

Ten a la disposición ideales de terceros. Efectúa una lista de personajes de ficción o reales que admires por motivos concretos. Realízate las siguientes preguntas ¿qué aconsejarían? ¿cómo resolverían este problema? ¿cómo lo verían? La búsqueda de biografías y frases inspiradoras también te ayudará en la labor, así podrás dar rienda suelta a tu imaginación y crear distintos puntos de vistas.

Júntate con un grupo de personas de confianza para generar el ‘brainstorming’. Así encontrarás una cantidad de ideas significativas que aparezcan de la interacción con terceros.

La Técnica Da Vinci es una excelente opción para generar ideas creativas. Consiste en concentrarse durante ciertos minutos en el problema, relajarse y dibujar lo que venga a la mente, sin prestar atención a los factores involucrados –precisión y forma-. Sólo plasmar lo que tienes en tu cabeza.

Procede a analizar los dibujos. La idea es buscar información que no pudo haber sido sencillo expresar en palabras.

Las formas de conseguir ideas innovadoras son variables. La idea es que pruebes algunas de las plantadas para entrenar tu capacidad creativa a aquella que se adapte significativamente a tu forma de actuar y sentir.

De dónde proviene la creatividad

Por muchos años se creyó que la creatividad era un don del cual pocos estaban beneficiados. La neurociencia ha dejado en claro que no es así. Los seres humanos, por naturaleza, somos seres creativos. Las ideas sólo necesitan cierto grado de intención para que puedan presentarse en el momento adecuado.

En base al neuro-cientifico de la Universidad de Pensilvania, Sharon Thompso-Schill, la creatividad fluye mientras menos control estableces en tus procesos cognitivos. Es decir, a medida que menos restricciones pones a tus pensamientos e ideas.

El área donde se regula el pensamiento lógico, la corteza prefrontal, cada vez que intentas tomar una decisión procede a indicarte si es una locura o razonable. Al eliminar este filtro, tu creatividad fluye. Elimina las restricciones impuestas por la lógica, evitando evaluar pro’s y contra’s cuando las recibas.

Deja un comentario