Cómo mejorar la autoconfianza

La autoconfianza es el estado mental de creencia en sí mismo; se focaliza en la posibilidad de realizar exitosamente una misión o tarea; también en que se tomará correctamente una decisión. Este estado mental puede desarrollarse. El hacerlo determinará significativos beneficios a largo plazo. ¡Y en este artículo te mostraremos cómo hacerlo!

¿Cómo mejorar la autoconfianza?

Cuida tu apariencia y cuerpo: Una de las causas de mayor inseguridad en las personas corresponde a la apariencia. A pesar de que existen ciertos rasgos físicos que no pueden ser modificados, hay un amplio repertorio de aquellos que podemos mejorar y cuidar.

En caso de que nos sintamos incomodos con nuestra apariencia y cuerpo tenemos que focalizar nuestra atención en la misma. A medida que la trabajamos comenzaremos a sentirnos más seguros en nosotros mismos. Invariablemente de lo diminuto que sean los logros, permitirá que nos veamos capaces de conseguir.

Tener una higiene correcta, cuidar la forma de vestir y hacer ejercicio serán el pilar dentro de este segmento.

Ejercita tu mente: Las formas en que puedes ejercitar tu mente son variadas. La idea es que establezcas un continuo funcionamiento en la misma, tu cerebro tiene que estar preparado para recibir y trabajar con mayor información. Realizar ejercicios mentales o sudokus a primera hora o leer un periódico son sencillas formas de efectuar esta labor.

Con el pasar del tiempo te percatarás que podrás intervenir de una manera más continua en las conversaciones, tu temor a hablar desaparecerá y tendrás mayores ideas.

Mantén la columna recta: Doblar la espalda es significativo de inseguridad. Aquellos que tienden a colocar la barbilla en alto y andan erguidos son considerados seguros de sí mismos. Elimina las malas posturas mientras estás sentado. Al inicio tardarás en acostumbrarte, pero con el paso del tiempo será algo más natural.

No le dan más importante a los fallos de la que tienen: Las personas inseguras tienden a magnificar la importancia de sus errores. Es normal que, como seres humanos, cometamos fallos. Los errores no son la excepción, tú tampoco la eres. Las personas que tienen autoconfianza están seguidas de que nadie es perfecto.

Los errores deben tomarse como un ciclo de aprendizaje. Al atravesar por un mal momento, debes hacerte la pregunta: ¿de qué manera este fallo me afectará en los próximos 4 meses? O ¿qué he aprendido de esto? Te darás cuenta que carece de sentido que te preocupes por ello.

Repite continuamente ‘soy seguro de mí mismo’: El método fue elaborado por el farmacólogo y psicólogo Émily Coué. Consiste en repetirse un mantra por autosugestión hasta que logre convertirse en una segunda naturaleza. Al repetirte continuamente que eres una persona segura de ti misma y actúas como tal, te irás cada vez más convirtiendo en una.

Distánciate de la zona de confort:  Las personas inseguras tienden a reducirse a la zona de confort haciendo únicamente las cosas que no supone gran esfuerzo emocional, se limitan a lo que les hace sentirse segura y habitual a realizar. Al salir de la zona de confort se puede expandir nuestra percepción, redundado en una considerable autoconfianza.

Habla en público cuando te sea posible, apúntate a un taller de teatro o pregunta direcciones a desconocidos. La idea es que te percates de que las inseguridades no son significativas.

¿Por qué es importante desarrollar la autoconfianza?

El desarrollo del individuo, dentro de los planos individuales y adjudicados a cualquiera de sus áreas reclama que se disponga de una autoestima sana. La autoconfianza es el pilar para cualquier realización personal; para la materialización de los sueños, proyectos e ideales. El filósofo americano Ralph Emerson lo afirmó con su mítica frase: ‘el secreto para el éxito es la autoconfianza’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.